sábado, 18 de octubre de 2008

Cuando Madonna Nació Tina Turner ya era Dios.

En un año de bombardeo político y crisis financiera, recibir la noticia de que una leyenda del rock and roll de éste país volvía a los escenarios, ha sido como una bálsamo para mis oídos.
Además de ser la realización de un sueño personal, para el mundo de la música, Tina Turner Live es un hecho histórico.

Con casi 69 años arriva, (los cumple el 26 de noviembre) y festejando sus 50 años en el negocio de la música, Tina va dejando a través del país, más energía que la que cualquier estrellita rockanrollera de 2o producida por la industria anglosajona, pueda dejar.

La palabra con la cual defino mi experiencia en el Staple Center el pasado jueves, es PERFECCION. Perfección en la voz, en la coreografía, en la música, en el show. Porque éste Live no ha sido solo la presentación de una buena cantante sino de una verdadero show estilo Las Vegas.

Tina no hizo trampa. Su rostro, su cuerpo, sus movimientos muestran una mujer que marca la diferencia. Su cara no es un mapa de cirugías plástica (estilo CHER) su cuerpo no es una decadencia maquillada, sus piernas siguen y seguiran siendo las mejores piernas del mundo. Para el público de la generación de Tina, verla, ha sido una esperanza. Ví muchos en sillas de rueda, subiendo las escaleras con bastones, ví muchas mujeres de más de 50 de más de 60 literalmente empujadas por la vida para poder seguir viviendo. Y ver a Tina bailar, y sentir la energía que trasmitió durante una hora y media a más de 20 mil personas qué otra cosa puedo pensar de que Tina no es una cantante más en la industria de la música?

El show dura 150 minutos con el intermedio de 30. Tina incluyó todos los temas que sus fans queríamos escuchar: abrió el concierto con "Steamy Windows," luego "Typical Male" y "River Deep." Al final hizo una espectacular permormed de "Better Be Good To Me," "Private Dancer," "What's Love Got to Do With It" y "We Don't Need Another Hero."

Traía consigo cinco músicos, dos coristas y cuatro jóvenes bailarinas que fueron un deleite a mis ojos; parecían salidas de un catálogo de Victoria´s Secrets. En un momento del show Tina salgó en línea junto a las bailarinas, haciendo los viejos pasos al mismo ritmo de cuando tenía sus 30. Mantiene la potencia de su voz, hizo temblar al Staple Center cuando cantó unas estrofas a capella, y entonces pudimos confirmar la diferencia de cuando se es una verdadera cantante a cuando se modifica una voz mediante la electrónica.

Liz Fischer, una de las coristas, demostró estar a la altura de la voz de Tina. En "It´s Only Rock and Roll" ejecutó parte del tema sola mientras Tina tras el escenario preparaba su próxima entrada. Y fué increíble descubrir su voz.

El show también contó con una especie de Ninjas, y un musculoso negro acróbata y bailarin con el cual realizó la canción de Mad Max "Another Hero".
El escenario contó con pantallas de video alrededor, escaleras, pasadisos, escaleras hidraulicas, hamacas voladoras. En realidad una extravaganza que alteró mis hormonas durante todo el show y aún el solo recuerdo a más de dos días, sigue alterando mi energía.

Durante "Better Be Good To Me" los Ninjas hicieron una coreagrafía donde simulan un guardia de seguridad que corretea a un supuesto fans que muestra el trasero al público. Luego, durante "Goldeneye" (una de mis parte favoritas del show) se cuelgan como monos por todos los recobecos del escenario.

Al volver del intermedio, Tina apareció sentada entre medio de sus músicos al frente del escenario en un estilo unplugged y en un estilo lento y blusero realizó una espectacular versión de los Beatles "Help". Hermosa versión. Dos canciones más tarde realiza el cover de Al Greens "Let´s Stay Together" y un funky soul cover de Ann Peebles "Can´t Stand the Rain".

Ella sabía dónde poner un momento de paz en medio de tanta locura energética. Y lo hizo. Creo que fué el único momento dónde no salté ni bailé ni grité. Simplemente me senté a escuchar y a bajar mis niveles de adrenalina.

Luego del cover de Robert Palmer "Addicted to Love", vuelve con uno de sus más famosos (y mi canción preferida) "The Best". Y termina con puro rock. "Poud Mary" puso a todo, ( y cuando digo TODO digo TODO) el Staple Center de pie, (hasta los paraliticos dejaron sus sillas de ruedas y los ancianos sus bastones). Esta fue la parte más cumbre del show. Aquí grité, canté, hasta explotar en lágrimas porque llorar de emoción creo es, el pico de esa montaña llamada felicidad.

En medio de todo ésto presentó a sus músicos y a todo su staff. Y en las pantallas un emotivo fhash de fotos sobre su vida aumentaron la admiración por ella. Detrás, en el medio, al costado, fuegos artificiales explotaban dentro del Staple Center.

Se fué, y el Staple Center siguió de pie coreando el nombre de Tina. Y volvió con "Nutbush City Limits" y "Be Tender With Me, Baby".

Se fué y fuimos varios los que por un momento permanecimos sentados en el mismo sitio como no queriendo dejar ese momento atrás.

Se fué y lloré al verla caminar escaleras arriva diciendo adiós.

Quizá no haya otra próxima vez, o quizá sí. Lo cierto es que Tina Turner es un mito viviente, un modelo a imitar, una leyenda, una diosa, y por todas esas cosas y más durante tantos años de mi vida soñé con éste día.

Y el sueño se cumplió.



6 comentarios:

Mariolo dijo...

Se resume al final del post.
Ella que es un ejemplo y vos, que cmpliste tu sueño.

FELICIDADES.

vico dijo...

Gracias!

emma dijo...

Imagino que vas a guardar ese Ticket por el resto de tus dias no Vic???...yo tengo uno guardado y es muuuy especial...!
Buen recuerdo!

Saludos!

Helena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Helena dijo...

Hola! Que lindo post, me gustó sobre todo el final.......

vico dijo...

emma, tengo un album donde guardo todos los ticket de mis conciertos favoritos en US...me hubiese gustado comprar el programa pero costaba 45 y te imaginaras que preferi guardar ese dinero para el concierto de Madonna...jeje

Helena, gracias. Siento que no hay felicidad más grande que la que uno puede darse a si mismo cuando cumple un sueño de años. Es un privilegio poder hacerlo. Gracias por tu comentario.